• 1

Opinión

Criminología táctica desde el observatorio del delito en Colombia

escritorio centrada ErvynPor:

Mayor Ervyn Norza Céspedes

Doctor (c) en Ciencia Política – Universidad de los Andes

Jefe Observatorio del Delito de la Dirección de Investigación Criminal e INTERPOL

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 La prioridad de las fuerzas de policía es la lucha contra la criminalidad para el mejoramiento de la seguridad en el territorio. En esta labor, es necesario entender cómo se comporta el delito para diseñar estrategias y acciones policiales bien orientadas hacia la contención de los factores que lo generan y los actores criminales protagonistas.

En los últimos años se han identificado grades logros en la reducción, contención y disrupción de la criminalidad en Colombia. Las estrategias han sido diversas e interinstitucionales; no obstante, una de estas fue la creación al interior de la policía de un Tanque de Pensamiento especializado en el análisis e investigación criminológica denominado “Observatorio del Delito”.

Cómo surgió el Observatorio del Delito

En el año 2009, como evolución de un equipo de recolección y tratamiento de datos estadísticos criminales creado en el año 1958, la Dirección de Investigación Criminal e INTERPOL (DIJIN) de la Policía Nacional conformó un equipo de profesionales de policía con formación especializada en psicología criminal, estadística, economía, ciencia política, investigación criminal, derecho, criminalística, ciencias forenses, política pública, análisis espacial criminal y prospectiva, entre otras ciencias sociales, quienes diseñaron la metodología de análisis criminológico y articulación con el diseño e implementación del servicio de policía en el terreno.

Leer más...

El movimiento INCEL y la necesidad de prevención primaria-Un análisis breve

Santiago Amaya NassarPor: Santiago Amaya Nassar

Nota: No se presentara ningún link de la página web incel en esta columna de opinión, con el fin de evitar la divulgación del grupo.

Actualmente, en Estados Unidos se está desarrollando un nuevo movimiento vía internet el cual es conocido como INCEL. Estas siglas refieren a “Involuntary Celibate” o Celibato Involuntario y está compuesta por hombres heterosexuales los cuales indican que no han tenido relaciones sexuales por lo menos en seis meses, quieren tener relaciones con mujeres y consideran que las mujeres no tienen sexo con ellos a pesar de considerar merecerlo.

Su principal página web tiene más de 5,800 miembros, presentan foros y su propio vocabulario para moverse en las discusiones que realizan. En sus foros se evidencia una clara misoginia en las cuales plantean que las mujeres no deben tener derechos, son malvadas, los hombres quienes apoyan movimientos feministas son víctimas de adoctrinamiento y refuerzan la creencia que se les debe sexo.

En sus foros, tienden a referirse a las mujeres como “perras” u otras palabras denigrantes, además de buscar humillar a toda persona que quiera defender el feminismo o la igualdad de género.

Varias de estas personas en los foros se consideran así mismos como feos (u hombres de segunda categoría) y que por ese motivo las mujeres no quieren estar con ellos. Tomando esta excusa como la base de su odio a la mujer y en cierta medida a los hombres que consideran que no comparten su sufrimiento.

Leer más...

Análisis por parte de Ph.D Ismael Eduardo Pérez García sobre sentencia en el caso de la manada

Nuestro miembro honorario internacional Ph.D Ismael Eduardo Pérez García y Tallerista del taller El inventario multifásico de la personalidad de Minnesota (MMPI-2) y (MMPI-2-RF): Más allá de las escalas de la corrección comercial.

Presentando en el programa El Foco, su análisis, desde su experticia, sobre la sentencia en el caso de la Manada.

A continuación un resumen de su análisis:

Partimos de la base de que el juzgador, en este caso, el magistrado  de la sección segunda de la Audiencia provincial de Pamplona, don Ricardo Javier González González,  debe garantizar el principio de presunción de inocencia de los investigados. Pero dicho esto, hablamos de la aparente incongruencia de la sentencia. Incongruencia porque en los hechos probados del fallo judicial se admite que la víctima presenta TEP (trastorno de estrés postraumático, que debe ser refrendado en dos años; pero que lo presenta ya)  como daño moral. Pero, luego, después de 370 folios se concluye que no es víctima de agresión sexual porque no ha habido violencia ni intimidación. Parece que no se ha tenido en cuenta que el TEP es un daño internalizante primario, que permite establecer relación de causalidad entre los hechos denunciados y la secuela.  La sentencia parece pasar por alto que el TEP es el mayor de los daños psicológicos; comparable al que presentan los soldados después de regresar del campo de batalla en primera línea de fuego.

Por otro lado, y con perspectiva de nuerobiología del trauma, tratamos de explicar que el miedo controla la actividad cerebral y bajo estas circunstancias especiales de miedo insuperarble,  la víctima no reacciona. Esto explica el porqué una víctima de agresión sexual no se defiende. Y no se defiende porque en ella se produce una desconexión con la realidad; una congelación.

Ante una situación de miedo de miedo normal:

  • Se dilatan las pupilas y los ojos se ensanchan.
  • La audición se vuelve más aguda.
  • Nos preparamos de luchar o huir.

Leer más...

LA SEGURIDAD VIAL: Otro problemático escenario de amplio potencial para la criminología

SergioAlejandroUsecheSergio Alejandro Useche Hernández

Psicólogo, egresado de la Universidad Nacional de Colombia. Magíster en Psicología de la Universidad de los Andes (Colombia).

Afiliado Asociación Colombiana de Criminología 

 

El nuevo año trae consigo la publicación de alarmantes cifras de accidentalidad y morbimortalidad (muertes y lesiones graves) en las vías de Colombia y casi cualquier otro país de América Latina. El pasado año 2012 nos dejó la amarga cifra de al menos 30.000 accidentes graves de tránsito en todo el territorio nacional y, según las primeras estimaciones de la Policía de Tránsito, al menos 5.000 muertos y 30.000 personas con lesiones de consideración.

Y es que la atribución social que suele suceder a un accidente de tránsito es la de algo que ocurre accidentalmente, como si el ser humano actuase por azar o su interacción con el entorno fuese absolutamente pasiva (Montoro, Alonso, Esteban & Toledo, 2000). Esto sumado a que, en Colombia y otros países de la región, el análisis accidentológico (aquel orientado a conocer las causas reales de los accidentes) es más que deficiente en definición, método y producto, lo cual contribuye a potencializar el imaginario erróneo de que las mejoras en prevención y seguridad vial son utópicas o (en su mejor perspectiva) poco probables.

Ronda en las columnas de opinión el supuesto de que la educación en crecimiento (a nivel de cobertura y calidad) está asociada positivamente con la reducción del delito en las sociedades. Algunos comentarios sobre la educación como fuente de reducción de la criminalidad, en este caso en el contexto vial:

En una investigación reciente del Observatorio del Delito de la Policía Nacional de Colombia se encontró que tan sólo el 28% de los conductores colombianos tiene un nivel educativo alcanzado superior al bachillerato; aún más, el 18% de las personas que conducen por las vías colombianas alcanza tiene un nivel de educación primaria o no ha estudiado.

Leer más...

Ediciones de Notas Criminológicas

Primera edición Enero 20141era Edición

Primera Edición

Segunda edición Abril 20162da Edición

Segunda Edición

3ra Edición

Tercera Edición

 Taller MMPI-2 y MMPI-2-RF: VIDEOS DE INVITACIÓN